Más del 30% de hospitalizados por COVID-19 tienen impacto pulmonar un año después

Las secuelas de la enfermedad convertida en pandemia desde hace más de un años, incluyen alteraciones funcionales y marcas radiológicas. Cuáles son las consecuencias

Hasta un tercio de los pacientes que fueron hospitalizados con una infección por COVID-19 muestran evidencia de efectos en sus pulmones un año después(Getty Images)
Las consecuencias de COVID-19 en aquellos que se recuperan de una infección aguda que requiere hospitalización aún no se han definido claramente. Algunos aún mostraron signos de funcionamiento pulmonar reducido durante un seguimiento de más de 12 meses.

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Southampton, en colaboración junto a investigadores de Wuhan, China, ha confirmado que hasta un tercio de los pacientes que fueron hospitalizados con una infección por COVID-19 muestran evidencia de efectos en sus pulmones un año después.

La mayoría de los pacientes con neumonía grave por COVID-19 parecieron recuperarse por completo, aunque para algunos pacientes esto llevó muchos meses -comentó Mark Jones, coautor principal del estudio-. Las mujeres eran más propensas a tener reducciones persistentes en los pulmones Se necesitan pruebas de funcionamiento y más investigación para comprender si existe una diferencia específica de sexo en la forma en que se recupera el paciente. Tampoco sabemos todavía qué sucede después de 12 meses y esto necesitará un estudio continuo”.

La mayoría de los pacientes con neumonía grave por COVID-19 parecieron recuperarse por completo, aunque para algunos pacientes esto llevó muchos meses – EFE/Laura Brown/Hospital Northwestern de Chicago
Para el estudio, el equipo de investigadores siguió a 83 pacientes con COVID-19 después de que fueran dados de alta de un hospital. El seguimiento se realizó con supervisión a los 3, 6 y 12 meses. En cada seguimiento, los participantes se sometieron a una evaluación clínica, que incluía medidas de qué tan bien estaban funcionando sus pulmones, una prueba de caminata y una tomografía computarizada de su tórax. Los resultados demostraron que durante un período de 12 meses, la mayoría de los pacientes mostraron una mejoría en los síntomas, la capacidad de ejercicio y los cambios en la TC relacionados con COVID-19. Sin embargo, algo más del 30% de los participantes todavía mostraban un funcionamiento pulmonar reducido, particularmente la eficiencia con la que sus pulmones transfirieron oxígeno a la sangre.

Además, alrededor del 25% de los participantes mostraron signos de cambios en sus pulmones en las tomografías computarizadas. “En primer lugar, nuestra investigación proporciona evidencia de que se requiere un seguimiento respiratorio de rutina de los pacientes hospitalizados con neumonía por COVID-19 -explicó Yihua Wang, coautor del estudio-. Se requiere investigar si el ejercicio programado ayuda a los sujetos a recuperarse más rápidamente. Finalmente, demostramos que la necesidad de estrategias de tratamiento para prevenir el desarrollo de cambios pulmonares relacionados con COVID-19 a largo plazo”.

El promedio de edad de los participantes fue de 60 años. En la mayoría de ellos se observó una mejoría temporal en la fisiología pulmonar y la capacidad de ejercicio; sin embargo, persistieron anomalías fisiológicas y radiográficas en algunos pacientes con COVID-19 a los 12 meses después del alta.

Imagen de archivo de una radiografía de los pulmones de un paciente con COVID-19 en el United Memorial Medical Center en Houston, Texas, Estados Unidos. 10 de julio, 2020. REUTERS/Callaghan O’Hare

Detectaron una reducción significativa en la capacidad de difusión pulmonar (DLCO) durante el período de estudio, con promedio del 77% de la predicción a los 3 meses, el 76% a los 6 meses y el 88% a los 12 meses después del alta. A un año del alta, los cambios radiológicos persistieron en e 24% de las personas. Los profesionales concluyeron que se justifica el seguimiento respiratorio de rutina de los pacientes hospitalizados con neumonía COVID-19.

Las consecuencias de COVID-19 en aquellos que se recuperan de una infección aguda son inciertas a pesar de algunos informes sobre los resultados hasta 6 meses después del alta, aunque los datos de brotes anteriores de coronavirus como el SARS y el MERS sugieren que algunos pacientes tendrán complicaciones respiratorias a largo plazo. En este estudio, los especialistas informaron de cambios seriados en la función pulmonar, la capacidad de ejercicio y la TCAR de tórax en pacientes no intubados hospitalizados con neumonía grave por COVID-19.

“Se debe considerar la investigación de las posibles diferencias específicas por sexo en la recuperación longitudinal y si las intervenciones de rehabilitación pulmonar estandarizadas mejoran los resultados a corto, mediano y largo plazo de los pacientes hospitalizados con neumonía por COVID-19”, afirmaron los especialistas en su documento.

guest
Podrá agregar como nombre "Anónimo"
Este campo es obligatorio para responder sus comentarios
0 Consultas
Consultas en linea
Ver todas las consultas
0
Me encantaría conocer tus consultas, escribinosx
()
x